domingo, 17 de mayo de 2009

Y te fuiste nomás ...



Hace unos días, cuando vos e Idea fueron internados casi al mismo tiempo, muchos tuvimos el presentimiento de que se nos iban juntos. Ella se fue y vos te quedaste, por unos días nomás, tal vez para que el vacío no fuera tan grande ... Y hoy vi la noticia, en un diario extranjero, pero que seguro vos sentías tan propio como los nuestros, al fin y al cabo ellos te cobijaron cuando en nuestro país los aires eran demasiado fríos para tus maltratados pulmones, y para tus palabras ansiosas de volar sin rejas.


Hoy te fuiste y por un momento me sentí vacía, se han ido muchos de los de tu época, y con ellos y con vos se nos va la memoria de hechos que sólo ustedes vieron. Será que te conocí cuando ya tenías cara de abuelo bueno y tus historias me llegaban como las que me cuenta la abuela, con aroma de colonia, hornos a leña y calles sin asfalto.


Se fue Idea, y vos te vas a hacerle compañía, y a encontrar a esos otros que se fueron antes, para charlar como en esa época en que no había computadoras y las tertulias se hacían alrededor de un café.


Gracias por los libros, gracias por formar parte de mi historia.


¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
también les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros

6 comentarios:

panterablanca dijo...

Vaya! No sabía que se había muerto Benedetti. Qué gran pérdida para las letras hispanas.
Besos felinos.

Alba dijo...

Es una gran pérdida, se no has ido un gran hombre, aunque siempre nos quedarán sus maravillosas letras.

Besos

Selket dijo...

Siempre quedarán las letras.
Besos xa las dos.

Mareve dijo...

Para mi ha sido una gran perdida.

Y aunque reconozco que la poesía no es lo que más me gusta, Mario y Octavio eran los únicos capaces de que me lo replanteara.

Y se que es ley de vida, pero no quiero pensar el dia que me falten Gabo, Mario, Isabel y tantos otros...

Selket dijo...

Es bueno para mi saber que tanta gente en tantos lugares del mundo lo querían y apreciaban su obra. Esa es la otra suerte de los poetas, llegar hasta los confines del mundo y hacerse un huequito en el corazón de alguien que nunca conoció en persona.

No pienses en las pérdidas, piensa en lo que ganamos con ellos, en lo que le han aportado a nuestra lengua y al mundo, y en eso que aportaron a nuestra vida que sin duda la ha hecho distinta.

Besos

Sayuri dijo...

No era de mis favoritos, pero estos días he tenido ocasión de leerle y realmente es una gran pérdida.
Un beso