sábado, 15 de noviembre de 2008

Nacimiento y muerte



Hoy nace para mi este blog y las experiencias que con él lleguen a mi.

Hace mucho que ronda mi cabeza la idea de comenzar un blog, pero siempre le he dado largas, por distintos motivos; entonces, ¿Qué ha cambiado?

Hace muy pocos días me ha tocado vivir una de la experiencias más removedoras de mi vida. Alguien cercano a mi ha muerto, alguien joven y lleno de vida, un hombre bueno que no merecía morir; ha muerto sin avisos ni despedidas, dejando atrás dolor y desesperación.
La experiencia sacudió mi mundo de tal forma que se me hizo imperativo cambiar ciertas cosas en mi vida.

Este blog es parte de esos cambios, y al mismo tiempo es una válvula de escape para tanto dolor y para toda la rabia que siento hoy. No encuentro las palabras con las que expresar el dolor, la pena, la impotencia que me llenan en este momento. Sólo en las lágrimas encuentro consuelo, o al menos una liberación para la angustia que llena mi pecho.
Creo que vida y muerte son ciclos que se relacionan y que son necesarios entre si. Sin embargo a veces el ciclo no se cumple como debería, o como nos gustaría que lo hiciera, y la muerte llega en un tiempo que nos parece desacorde, y trastoca nuestras vidas y las de quienes nos rodean.
Hoy me duele todo, incluso respirar.
Supongo (y espero) que con los días irá pasando y podré volver a ser yo y a lucir mi sonrisa de siempre, la que hoy no encuentro por ningún lado.

7 comentarios:

Sayuri dijo...

Un triste fin para una vida y un triste comienzo para tu blog.
Las lágrimas son necesarias, y sentir el dolor es vital.
Expresarlo a través de un escrito en parte te libera, aplaca ese dolor intenso que solo el maldito tiempo puede calmar.
Un beso

BettyBlu dijo...

Siempre he deseado que abrieras un blog, a través de tus comentarios te he cogido un gran cariño. Pero nunca esperé un comienzo como este, un revés de la vida, una tristeza tan grande.
Desde aquí te mando todo mi cariño, siento mucho la perdida de ese ser querido, la muerte casi siempre suele ser injusta.
Este blog te servirá de mucho, seguro, y a partir de ahora, te acompañamos en este camino.

Un besazo nena.

Selket dijo...

Gracias a ambas. Es cierto que es un triste comienzo, pero todo pasa y estas lágrimas que por momentos me ahogan en algún momento se convertirán en sonrisas.
Gracias por pasar por aquí.

Akbar dijo...

Hace mucho, lo sabes, que sentía curiosidad por ti, por leerte en un blog, leer tus palabras, ver las imágenes que elegirías... había algo que me hacía sentirte diferente a los/las demás, desde tus mails, desde tus comentarios, y ahora, por fin... te leo yo, te comento yo.

Triste inicio, pero me alegra ver tu blog, no hay palabras para decir lo que significa la perdida de un ser querido, por eso solo decirte que estoy a tu lado, lejos... pero muy cerca.

Pero sentirte así, en este blog, me hace sonreír, se que disfrutarás escribiendo, que te liberará, y te ayudará.

Besos
De alguien que fue, después es, y ahora sigue siendo... ;-)

Selket dijo...

Hola Akbar, me alegra que estés por aquí.

También me has generado curiosidad y lo sabes, tal vez por aquí pueda despejar algunas de tus preguntas ;-)

Besos

Crika dijo...

llego tarde a tu primer post, Selket, pero me gusta empezar por el principio para entender el origen de los blogs.
la muerte, efectivamente, forma parte del ciclo de la vida, pero la asociamos a la vejez, casi a un descanso y una paz necesarias cuando el cuerpo ya tiene demasiados achaques para seguir luchando, por eso nos resulta antinatural cuando aparece de repente y nos arrebata a alguien joven y sano, con toda una vida por delante.
a mí me ocurrió con mi hermana a la temprana edad de 19 años y me costó muchos años superarlo, así que entiendo perfectamente la tristeza que describes, por desgracia...
seguiré leyéndote e intentaré ponerme al día.
siempre es bonito ver como más gente se anima a participar de esta experiencia de compartir viviencias que es, para algunos de nosotros, un blog.
un beso grande

Selket dijo...

Hola Crika, nunca es tarde, a mi también me gusta comenzar por el principio, creo que uno entiende mejor las cosas así.
Lamento lo de tu hermana, como dices es un dolor que marca a fuego el corazón y cuesta superar. De todas formas poco a poco vamos saliendo adelante, cuesta, pero poco a poco seguimos con nuestra vida.
Un placer verte por aquí.
Besos