viernes, 13 de marzo de 2009

Crisis, conflictos, fracaso?


Hace unos días conversaba con una amiga quien en ese momento se sentía bastante deprimida. Por razones que no vienen al caso tenía un par de semanas libres de su trabajo y ese tiempo libre le estaba dando para pensar y evaluar su vida. Ella tiene un par de años más que yo y me decía que se sentía muy frustrada, que su vida estaba lejos de ser lo que ella esperaba, sobre todo en cuanto a determinados logros.

Supongo que a todos nos pasa llegar a cierto momentos en los que realizamos evaluaciones, miramos atrás y nos sentimos más o menos satisfechos con lo que hemos realizado; sin embargo me llama mucho la atención que muchas de mis amigas, mujeres de entre 24 y 30 y pocos años me manifiestan situaciones parecidas. No se sienten conformes, más bien se sienten frustradas con el rumbo que han tomado sus vidas, sienten que no era esto lo que querían para sí mismas, y no me refiero a uno o dos casos, somos muchas las que nos sentimos así. Y me inclino a pensar que varios de mis amigos varones sienten lo mismo pese a que no lo dejan salir tan claramente.
No es que deseen nada raro, no se trata de gente que quiera una Ferrari último modelo ni nada parecido. En la mayoría de los casos el sueño es terminar una carrera cuyo estudio por distintas razones se ha trabado, tener una casa propia o simplemente trabajar en eso que les gusta y llegar a fin de mes sin dolores de cabeza.

Pero lo que más me preocupa de lo que notado en mis amigas y en mi es un cierto agobio, un cansancio que parece vencernos cuando deberíamos estar en la plenitud de nuestras vidas... No creo que sea bueno sentirnos así. En algunas hay inclusos cuadros depresivos importantes, en otras bajones que afectan más o menos según el día.

A veces me pregunto si será un tema generacional, o si tendrá que ver con las circunstancias económicas que se viven en nuestro país y que determinan tanto... Pero después miro alrededor y amigos que están en el exterior sienten lo mismo y gente originaria de otros países vive algo parecido.
No tengo ni idea a que se debe, pero si veo comportamientos muy parecidos en gente que tiene aproximadamente la misma edad y que vive en países totalmente distintos. A veces creo que este estilo de vida alocado, siempre conectado a algo, siempre con algo esperando en algún lugar nos está afectando demasiado. Ya no queda tiempo libre, y me refiero a tiempo libre de verdad, a tiempo para aburrirse (y digan lo que digan, aburrirse es tan necesario como dormir), para estar sin hacer nada.

No sé si pueden ser éstas parte de las cosas que nos afectan a mis amigas y a mi, pero si es seguro que no deberíamos creer que a estas alturas de nuestra vida hemos fracasado, en el peor de los casos estaremos en el camino equivocado y tendremos que rectificarlo de una u otra forma.

Sé que somos mujeres fuertes, inteligentes, vitales; no podemos sentirnos vencidas a esta altura de nuestra vida, me niego a creerlo y me niego a que ellas lo crean. Tal vez debamos quitarnos presiones de encima, mandatos que sólo nos llenan de sentimientos de culpa cuando vemos que no podemos con todo. O quizás debamos ser menos orgullosas y pedir ayuda cuando la necesitamos en vez de creer que somos Wonderwoman.

7 comentarios:

Mareve dijo...

Ufff... me has tocado el punto débil.. y estoy inspirada, asi que aqui va un ladrillo, como dice Mosca. Lo siento...

Vivimos en un mundo mercantilista. Solo importa el dinero y las cosas que puedas hacer con él. Nos hemos metido en esa vorágine consumista y nos creemos que la felicidad nos la va a dar un coche nuevo, un trabajo mejor, un modelito o tonterías de ese tipo.
Lo siento, pero yo creo que la felicidad depende de cómo te enfrentes tu a la vida.
Está en nuestro interior.

Yo tengo miles de amigas que esperan que un principe azul venga a sacarlas de sus depresiones. Y lo mejor, es que dicen que en realidad no quieren comprometerse... sin comentarios.
El primer compromiso se debe establecer con uno mismo. Y ser coherente con él. El proceso de madurar pasa por valorar y agradecer lo que TIENES y tener claro lo que QUIERES.

Cierto es que vivimos en un momento de crisis que hace que tengamos problemas para llegar a fin de mes.. pero alguien se ha parado a pensar en la cantidad de dinero que gastamos de forma tonta?
O en la cantidad de tiempo que perdemos en cosas que nos impiden llevar a cabo nuestros sueños?
Tal vez no sea quien para opinar, pero cuando quieres de verdad algo, solo tienes que llevarlo a cabo. Es así de simple.

El dinero y el tiempo se adaptarán a tu objetivo y no al contrario.

Y sobre la crisis personal que nos invade.. creo que es algo muy positivo. Esas personas se han dado cuenta de que algo en sus vidas no está bien y buscan un cambio.
Eso es genial, que se llenen de energía y lo lleven a cabo. Todos los cambios son dificiles, algunos incluso traumáticos, pero la satisfaccion al conseguir tus objetivos es tan inmensa que merece la pena todo.

Muchos, muchos besos.

Selket dijo...

Uffff Que me agarras apenas publicado el post, estabas agazapada esperando jejeje.
Es cierto eso que dices de que la felicidad está en nuestro interior, y también que no siempre gastamos adecuadamente, pero no lo sé, lo que yo siento en mis amigos es un gran cansancio de luchar contra cosas que no pueden modificar. Ellos hacen el esfuerzo, dan la pelea, y después la vida les paga con una puñalada traicionera.
De todas formas, tengo fe en que saldremos adelante.
Y acá no hay problema con los ladrillos, son bienvenidos jejeje.

Besos en cantidad para ti también.

Alba dijo...

Vivimos en una sociedad acelerada, todo pasa demasiado deprisa y cuando te quieres dar cuenta, pasó el tiempo y no se han conseguido las cosas que esperábamos. A veces también esperamos mucho de la vida y no siempre lo conseguimos. Pero es que vivir no es nada fácil.

Besos

Mareve dijo...

Cariño, hay cosas que se pueden cambiar y otras no.
Creo que el secreto está en cambiar las cosas que están en tu mano y adaptarte al resto.
Es lo que te decía..tu felicidad depende de cómo te enfrentas a las cosas.
Se que no se puede luchar contra los elementos, pero si puedes aprovecharte de ellos y sacarles partido.
Besos y gracias. :-)

panterablanca dijo...

Me he sentido muy identificada con lo que has contado. Éste no es mi problema ahora, pero sí que lo sufrí hace un tiempo. Si te digo la verdad, creo que hay una especie de prepotencia en los veinteañeros (no te ofendas, por favor, también debe haber excepciones, y además yo también fui veinteañera ;-)), más al principio de la década que al final, fomentada por aquella máxima tan americana de: "Si quieres, puedes". El problema es que no siempre se puede.
Yo durante la década de los veinte años, me hice un planning de mi vida. Lo tenía todo calculado, todo medido, todo pensado. Yo era más lista que nadie y nada me pararía. Al igual como tus amigos, sólo quería cosas normales. Pero la vida puso ante mí una gran señal de stop contra la que me estrellé sin remedio. Y entonces me sentí frustrada, fracasada y me deprimí. Al final, después de seis largos años cayendo en un pozo sin fin, conseguí salir, y decidí que no iba a planificar nada más en mi vida, y que me iba a dejar llevar por la corriente. ¿Y sabes una cosa? Empecé a ser feliz, tomando las cosas como venían cada día, disfrutando del momento. ¿Fue totalmente bueno eso? No, porque mi vida, como ya habrás leído en alguna parte de mi blog, se convirtió en un caos que no me dejaba avanzar en nada.
Ahora creo que como siempre y como en todo, la virtud está en el punto medio. Ni tenerlo todo planificado, ni tampoco no tener ninguna meta. Mejor tener alguna meta y luchar por ella, pero sin hacerse mucha malasangre si no se consigue, porque al final, la vida es quien reparte siempre las cartas.
Perdona el rollazo :-)
Besos selváticos.

Selket dijo...

Mujeres al rescate!!!
Gracias a todas por sus consejos, probablemente el secreto esté en equilibrar como dice Pantera, y en enfrentar la vida con ojos optimistas como dice Mareve.
Pero al final es cierto que vivir no es nada fácil y que a veces parece que los días nos llevan...

Hoy comencé el día con cierta desazón, pero sus palabras me hicieron cambiar la mirada.

Gracias, BESOS ENORMES a las 3

Sherezade dijo...

Llega la primavera y hay que disfrutarla. La vida es corta, por qué será que valoramos las cosas cuando las perdemos. La vida es nuestra, vivámosla como deseamos. Selket necesitas un masaje, ¿te apetece?

Besos alegres desde España.