miércoles, 29 de abril de 2009

Despedida















Ayer se murió Idea Vilariño, una poeta que marcó algunos años de mi vida. Su poesía triste y melancólica pero de una fuerza singular fue todo un descubrimiento para mi, tal vez también para otros lectores de poesía.

No lloro su muerte, vivió una larga vida y dejó una obra de gran calidad.
Tan sólo aprovecho la ocasión para recordar uno de sus poemas que tanto aprecio.


Amor

Amor
desde la sombra
desde el dolor
amor
te estoy llamando
desde el pozo asfixiante del recuerdo
sin nada que me sirva ni te espere.
Te estoy llamando
amor
como al destino
como al sueño
a la paz
te estoy llamando
con la voz
con el cuerpo
con la vida
con todo lo que tengo
y que no tengo
con desesperación
con sed
con llanto
como si fueras aire
y yo me ahogara
como si fueras luz
y me muriera.
Desde una noche ciega
desde olvido
desde horas cerradas
en lo solo
sin lágrimas ni amor
te estoy llamando
como a la muerte
amor
como a la muerte.

8 comentarios:

Alba dijo...

Nadie muere si su recuerdo permanece. Y con letras así permanecerá en muchos corazones.

Un beso

Selket dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Selket dijo...

Muy cierto lo que dices Alba. Esa es la ventaja de los poetas frente al resto de los mortales, los demás morimos cuando mueren quienes nos recordaban.

Besos

Alvaro dijo...

Cuando un poeta muere, se mueren muchas cosas, pero es cierto que sus poemas le harán vivir de nuevo muchas veces.

Besos desde el agua

Selket dijo...

Besos para ti también, y que vivan muchas veces los poetas que gracias a ellos también nosotros vivimos un poco más.

Mareve dijo...

No conocía a esta escritora. Es una poesía maravillosa... y ya sabes cuanto me gusta a mi la poesía, la literatura en general.

Gracias por el descubrimiento.

Besos, nena.

Selket dijo...

De nada Mareve, es un placer haber dado a conocer una poesía que considero excelente a alguien como tú que la aprecia y la disfruta.

Besos

panterablanca dijo...

Hermoso poema. No conocía a esta poetisa, deberé ponerle remedio.
Mordisquitos de pantera.